domingo, 26 de febrero de 2017

El ESQUIADOR venezolano

Dorian García G.
 Sueños de Patria... pura patria
 
En los últimos lustros, la imagen más popular que los venezolanos dejamos en el exterior, con la calidad de la formación de la representación corporativa, es producto del talento y profesionalismo de la “Gerencia” Institucional instalada en el país.

Desde la administración tras la Industria petrolera, pasando por “Corredores de Formula”, el profuso conjunto de “menestros y menestras” del gabinete presidencial, los categóricos personajes que componen el CNE y el TSJ, la conspicua representación internacional instalada en las embajadas alrededor del mundo, hasta llegar a Miraflores. Toda una fauna de talentos y chapita…
 

Mambrú se fue a la guerra…
Pareciera ser tomas de un programa de “Cámara escondida”; pero no. Es el representante de Venezuela, “Ski Team”, en el Campeonato Mundial de esquí nórdico de Lahti (Finlandia).

Adrián Solano, un joven sencillo de 22 años que sin preparación previa quiere triunfar, se convirtió en una sensación en el campeonato mundial de esquí a campo traviesa en Finlandia. En su afán de afrontar la empresa, Adrián luce necesitado y famélico, pero sagaz. Un risueño paquetico lleno de dientes de “yo también puedo”, hambriento pescador en gélido rio revuelto, es un muchacho sencillo, oportunista y con muchas agallas para vender una idea de pericia a como de lugar; otro producto revolucionario que lleno de sueños arriesga, sin nada que perder, todo por la gloria de la aventura y la necesidad de ser alguien.

Adrián, creció en “revolución” con las armas que el Estado le dio, primero un fusil que apenas podía exhibir y luego un empujón a ser un solitario bufón en las nieves finlandesas. Este joven es una metáfora de cómo se ve el país desde afuera.

Un sueño en “Proceso
Hacer fritangas no era lo que más le gustaba, en su chamba de “Todero” y, sin haber visto nunca la nieve, decidió soñar una vez más con que podía montarse en la aventura. “Esquiador”, otra caracterización que lo ayudaría a cumplir sus objetivos efímero

Pero en Venezuela este es un caso más. Así nos venden a los "Médicos Integrales" o cualquiera de los becados graduados en pocos meses como profesionales en la "UNIBELZIDA VOLIBARIANA". Y es que esta gente solo está preparada para surgir “como sea”, con su cara bien lavada y envuelta en la desvergüenza que da la oportunidad y la improvisación. El absurdo no solo es ridículo, es patético, vulgar y vergonzante.
 
"Es una experiencia inolvidable que me
abre las puertas de un mundo nuevo

Hacer fritangas no era lo que más le gustaba, en su chamba de “Todero” y, sin haber visto nunca la nieve, decidió soñar una vez más con que podía montarse en la aventura. “Esquiador”, otra caracterización que lo ayudaría a cumplir sus objetivos efímeros.

No sorprendería si pronto lo vemos como “Menestro de Depolte”… ¡Qué dolor, que dolor, qué pena!  Un chiste, malo… pobre muchacho... ¡Que raya..!