miércoles, 13 de julio de 2016

PADRINO DE QUIÉN… DEFENSA DE QUIÉN...?

Dorian García G.

En la Venezuela del siglo XXI abundan fanfarrones quienes se han hecho de barras y estrellas sin siquiera soñar estar involucrados en guerra alguna, como no sea contra el propio pueblo venezolano, irrespetando el mandato y deberes de la Constitución pero alentados por sus propias miserias ligadas al oportunismo y la codicia.

Mientras el país se resiste a la pérdida de derechos constitucionales hay quien insiste en rebuznar sus demencias, haciendo de títere obediente a conductas impuestas desde Cuba, para cumplir con los mandados que, a la vista nacional e internacional, no pueden ser ignorados. El mandato del pueblo no puede ser negociado.

El dialogo debe manifestarse con el pueblo, al respetar su decisión en las urnas electorales, cumpliendo el mandato de la Constitución.

Hoy el país, militarizado y a la expectativa, se cierne sobre un polvorín que amenaza con lo indescifrable. Mientras, en los cuarteles… el honor no se divisa. 
 

Padrino López
Padrino López, no está dentro del grupo acusado por la justicia norteamericana que ha sido sancionado con cargos de narcotráfico y lavado de dinero. Padrino, es en cambio un factor de enlace entre la Habana y Miraflores para colocar un hombre de confianza que dispute el poder dentro de los dos grupos dentro de las FANB; el otro grupo lo comanda Diosdado Cabello

La caterva militar enchufada durante el período de gobierno de Nicolás Maduro, es una cadena compuesta por aproximadamente 36 efectivos del Ejército que han tenido control de, por lo menos, 100 mil millones de dólares, hasta llegar a Vladimir Padrino López como Ministro de Defensa de la Nación, recientemente convertido en el Supra ministro del Régimen de quien, según anuncio de Nicolás Maduro, los ministros de su gabinete quedarán subordinados a la autoridad recién creada para la “Gran Misión Abastecimiento Soberano”, bajo el mando Padrino López quien la ha calificado como un "asunto de defensa y seguridad de la patria".
 
Ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López

Rodríguez Zapatero
¿MEDIADOR… de cuál mitad?

Zapatero, apuntala las directrices dictadas por La Habana y trata de embaucar a la oposición venezolana propiciando un “Dialogo” distractor que, solo pretende hacer tiempo para alargar los lapsos de “negociación”, para que no se ejecuten las  pautas y así postergar lo pretendido por la MUD; revocar a Nicolás Maduro en el 2016.

Lo peor que pudiera determinar la Unión Europea, es decidir colocar como representante a este agente de los planes de La habana. El mandado, junto a Martín Torrijos y Leonel Fernández, le calza como hecho a la medida; “Zapatero a su zapato”. El trío quiere confundir a la opinión internacional y descarrilar el prescriptible “Revocatorio”.

Revocatorio… ¡Como sea!
Es necesario advertirles que el “Revocatorio” no está depositado solo en la esperanza ni la Fe; al día de hoy, la oposición al régimen chavista, luego de hacer lo posible y lograr lo imposible, no cede ni se transa con las hábiles zancadillas de quienes solo quieren permanecer en el poder porque se saben derrotados del favor ciudadano y su derecho constitucional de sacar a Nicolás Maduro del poder.

Por el bien de los venezolanos, se deberá cumplir con lo dispuesto en la Constitución acerca del “Revocatorio”; la salida de Nicolás Maduro es inaplazable, y el país está determinado a conseguirlo…¡Como sea!