martes, 25 de agosto de 2015

ESPIONAJE RESIDENCIAL

Dorian García G.

¿Una llamada fortuita? 

Fui objeto de investigación en una “encuesta” telefónica que pretende ser un sondeo de TV y deriva en AVERIGUACIÓN SOBRE INFORMACIÓN PERSONAL PRIVADA.


Luego de anunciarse como una “encuesta telefónica para ver las preferencias de los televidentes”, el cuestionario comienza de esta manera estructurado:

1.- Está usted viendo TV
2.- Qué canal está usted viendo
3.- Es canal de TV nacional o de empresa de Cable
4.- Qué edad tiene

Es aquí donde empieza la verdadera encuesta:
5.- Cuantas personas ven TV con usted
6.- Cuantas personas viven con usted
7.- Cuantos baños tiene su vivienda

En este punto corté la comunicación. Este episodio no fue una conjetura. Nunca he sido muy afecto a ser interrogado y menos a aportar datos que considero personales a un interlocutor al que no puedo mirar a los ojos. Algo me hace recordar al inefable personaje que épicamente podía ver la verdad en los ojos de su “testigo estrella”.

Los venezolanos nos hemos convertido en personajes de una historia de terror. Consideré contar sobre este incidente para advertir sobre lo que este régimen, tal vez como otros casos no advertidos, puede estarse proponiendo. Salas situacionales y laboratorios de manipulación social funcionan dentro de las nuevas oficinas de operación y entrenamiento de control ciudadano.

No sé si la intuición o la profesión me hayan dado suficientes referentes como para advertirme de riesgos. Pero en este caso todo luce como un poco acabado producto isleño para lograr objetivos oscuros e inimaginables, por que con esta gente nadie supone los alcances de sus fechorías. Solo espero que quienes lean este aviso adviertan que, en la prudencia que exhiban, puede estar la tranquilidad de su privacidad y la respuesta para proteger a los suyos

Venezuela atraviesa un momento inenarrable, un oscuro pasaje de la historia que esperemos que pronto ilustre las primeras planas de los diarios del mundo. Viva la Libertad.

 
   Dorian García G.
PERIODISTA VENEZOLANO
 
 

Cuba y la Contra Inteligencia Militar venezolana.
 
El General del Ejército venezolano, Antonio Rivero,  denunció la participación de militares cubanos dentro de la Fuerza Armada Nacional y el uso de instalaciones militares para proselitismo político. Esta acción representa injerencia a la Seguridad y Defensa de la Nación.

Son conocidas las actividades del G2 en Venezuela planificando acciones de la contrainteligencia con los grupos opositores.  El teniente coronel cubano, Aramis Palacio, ha fungido como jefe de contrainteligencia y formó a oficiales venezolanos en esas y otras tareas.