domingo, 2 de marzo de 2014

¡GÜARIMBA!

El que se cansa… ¡pierde!

Dorian García G.

Quien crea que “LA GÜARIMBA” se enfrió, está equivocado. Venga y le cuento. Resulta que uno de los objetivos de la güarimba es, mediante manifestaciones no violentas, imposibilitar las actividades cotidianas. Y Nicolás, nos ha hecho el quite; lo ha logrado sin proponérselo.

El “carnaval” decretado por el régimen se ha transformado en un “stand-by”, un descanso que, luego de tres semanas de lucha ciudadana, permitirá organizar la protesta como derecho al disentimiento. Un lapso restaurador para afinar estrategias para el agredido movimiento de protesta nacional.

 
El régimen, se expresó con una extraña solución al conflicto social fijando “vacaciones por decreto”. Nicolás presume de liquidar la disidencia inmovilizando al país, sin entender que aún cuando las “barricadas” no están en las calles, los objetivos de paralizar al país, se han concretado; Nicolás paralizó Venezuela.


Los “gochos” nos dieron la pauta
La  Güarimba” como manifestación tiene por objetivo colocar parapetos en el frente de la propia vivienda, incinerar cauchos y obstaculizar el tránsito de vehículos, a fin de imposibilitar las actividades cotidianas. En situaciones extremas llega hasta a paralizar al país hasta dejar sin poder al gobierno, exigiéndolo a cesar en sus funciones. Los “gochos” han sido los precursores.

Los venezolanos reaccionamos ante un régimen represor que se ha hecho cómplice de la violación de la soberanía nacional, al permitir la entrada de grupos mercenarios armados al país y su alianza con “colectivos”, agentes desestabilizadores, que aplican el terrorismo de Estado como método de represión.

El grave peligro político que se cierne sobre Latinoamérica con el surgimiento del régimen Castro-comunista, será desterrado. La protesta es solo el comienzo. El final es inminente.

El artículo 350 de la constitución venezolana de 1999, expone como deber ciudadano el “desconocimiento de cualquier autoridad, régimen o legislación que menoscabe los derechos y artículos contenidos en la misma y ayudar a restituir la vigencia del estado de derecho”.