domingo, 7 de abril de 2013

La brújula de Nicolás

Una forma encubierta de amenaza a los indígenas venezolanos profirió Nicolás Maduro. El presidente de facto y candidato presidencial del PSUV, en visita programada a los estados Amazonas y Bolívar, participó en singulares actos de campaña electoral en los cuales también hizo incontables ofertas y derroche de sabiduría sobre sus “cuentos bonitos”.

"Si alguien del pueblo vota contra Maduro,
vota contra él mismo, (y)
le caería la maldición de Maracapana"

"No soy un burgués fariseo y farsante, yo estos símbolos los siento en mi alma, siento el espíritu de Guaicaipuro. Yo soy el indio Nicolás Maduro, heredero de Guaicaipuro", afirmó el aspirante a presidente.

Según investigaciones, en la batalla de Maracapana, 300 soldados españoles dirigieron a 18 mil indígenas para que lucharan en contra sus compañeros de etnia. Mas el cacique Guaicaipuro no llegó nunca a la batalla de Maracapana, sitio de las maracas, imposibilitado por el mal tiempo. El cacique Teques y otros cientos de indígenas murieron. Fue el final de la resistencia de los Indios Caribe, victimas de esta ofensiva.

Una vez más Nicolás anda al garete, con imprecisiones geográficas e históricas. Ni Maquiritares ni Pemones supieron o participaron en este suceso dado la distancia y condiciones. Pero Nicolás coaccionó a los originarios de Guayana a votar por él, generalizando su origen con una maldición enviada en esencia a los Caribe.

Sus desinformaciones son famosas pero hasta el colmo de mencionar un incierto estado de Margarita, o un estado de la Guaira o que Bolívar sea un estado rodeado de agua, una isla pues.

Nicolás es mal orientado por condición y se le es usual ser despistado. Esta es la reseña que hizo el diario O´Globo cuando Nicolás se estrenó como canciller; "Nicolás Maduro visitó Brasil para conversar con su colega Celso Amorim. La molestia de Maduro fue enorme cuando llegó y no había nadie del palacio de Itamaraty recibiéndolo. Cuando reclamó le dijeron que la capital era Brasilia y no Sao Paulo, en cuyo aeropuerto había aterrizado el avión oficial venezolano”. La noticia fue motivo de chistes en la televisión brasileña.

Nicolás fue un estudiante desafortunado; uno mas del montón, siempre creyendo en pajaritos preñados.
 
"Yo soy Maduro, el indio brazo duro
que viene a reivindicar el pueblo indígena de Amazonas".