martes, 9 de abril de 2013

Carta al rojito CNE de Venezuela

Carta del Ex Presidente de Colombia, Andrés Pastrana Arango, a Tibisay Lucena, Presidente del Consejo Nacional Electoral de Venezuela

PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA AGRANDARLA


Sin palo ni piedra

La lengua es castigo del cuerpo. Hay quienes estando tan cerca de la cruda experiencia, casi macabra, que coloca a Venezuela como ejemplo del conocido proverbio, aún no tienen temor de Dios.


Si Tibisay Lucena tuviese un rastro de dignidad se ahorraría pasar a la historia como una vergüenza, como apéndice de Jorge Rodríguez o escupitajo de Francisco Carrasquero. El lastimoso grupillo de serviles que le acompaña no será óbice para que la luz retorne a esta tierra originaria de libertades.

Los malos frutos que la vergüenza del siglo XXI, han querido “darnos en la madre”. Pero, recuerden que los tiempos pasan y que el péndulo viene de vuelta. Por que esto va a pasar y Dios nos está observando. Dejémosle hacer su trabajo. Se comenta a voces que solo faltas tú.

Viva el 14 de Abril. No habrá poder que bajo secuestro del Estado, por casi tres lustros, nos impida reclamar justicia. No está lejos el día en cual se les juzgue. Tal vez con el Código de Hammurabi. El actual CNE es un cuerpo insepulto.

Sale el sol. Voy a Votar.