lunes, 28 de mayo de 2012

¡Andá vete y no volváis!

Hay quienes, pretendiendo ser oráculos, tratan de hurgar en su éxito con babosadas inicuas. Es el caso de Hugo Chávez y Rafael Poleo quienes no pasarían un examen sicológico serio luego de sus intervenciones, sobretodo tratándose de personajes que deberían ser un ejemplo socialmente hablando. Pero es que cuando la gloria es tan apresuradamente auto adjudicada, las autoalabanzas son sus meritos. Estos personajes se han deslucido tanto que parecen una encuesta de Schemel.

Cómo hubiésemos querido poderles admirar sin cortapisas.

Aún cuando las causas de los viajes a Cuba de Chávez están más o menos claras, no están definidas. Recordemos que el señor Chávez nunca ha presentado un aval de lo que le hace ver extraviado de la conducción del país. Bueno, en ese trajín lleva casi catorce años.

Las apariciones, fugaces por lo inusual, son cada vez menos frecuentes. Cuando ha aparecido en escena, lo ha hecho con la arrogancia y desmedido talante burlón e insolente, lo cual nos dice cuan nervioso está.

Mientras estos dos personajes se hacen el quite, el candidato de La Unidad, Henrique Capriles Radonski dicta la pauta. Vimos a un Chávez sobreactuado declarando, poco más o menos que, “el majunche me hace lucir mal”, haciéndolo ver no solo enfermo sino mediocre. Capriles, aleccionadoramente, le ha pedido a Hugo Chávez subir el nivel.

También supimos de la babosada de Rafael Poleo, dándoselas de director de conciertos para majaderos, declarando tener “50 años diciéndole a este país de qué mal se va a morir, sin pelarme”. Es vergonzoso llegar a dar “pena ajena” sin sentir estar haciendo el ridículo.

Nos preguntamos por qué no le ha preguntado a Chávez donde están las barras de oro de la reserva nacional. Hasta Patricia fue sorprendida por la ligera declaración.Alguien no ha entendido que en la Venezuela del siglo XXI los ungidos y las vacas sagradas pasaron a la historia.

En el Zulia tenemos un dicho popular dirigido amablemente a aquellos sujetos de quienes podemos prescindir de su compañía.
Andá vete y no te vais
Quedáte y no te quedéis
Que pa´la falta que hacéis
Andá vete y no volváis”.

La verdad es que a ambos se les ha hecho tarde y suenan demodé como un antíguo disco rayado. Lo claro y transparente es que Henrique Capriles está corriendo solo en su labor de constituirse en presidente de todos los venezolanos. Esto se termina el 7 de Octubre. ¡Nos vemos en democracia!

A POLEO...
 Al fuhrer tropical...