jueves, 16 de febrero de 2012

"GUARAPICHE": una tragedia inocultable

La escena actual del caos venezolano, bien pareciera una narración de Stephen King. El país se desangra bajo el atisbo imperturbable de una caterva de vampiros que, lejos de aliviar el daño infringido, participan del bacanal y depredan la nación sin vergüenza alguna. Con tanta contaminación que demostrar, algo es seguro, vamos por ellos.

Venezuela sobrevive fatigada, a un gobierno que pareciera complacerse tras más de trece años, a una destrucción concebida para implantar el “socialismo del siglo XXI” negado en consulta al pueblo. La política comunicacional inexorable del gobierno militarista, una vez más, se pone de manifiesto.

El hermetismo informativo se suscita para encubrir y minimizar el desastre de consecuencias ecológicas en el estado Monagas, donde la descarga de crudo alcanzó más de 40 horas continuas a las afluentes del río Guarapiche. El impacto ambiental de la tragedia, es inocultable al mundo.

Luego del derrame de petróleo ocurrido en el Golfo de México, en el Continente, el derrame acaecido en las cercanías de la ciudad de Maturín capital del Estado Monagas, Venezuela, pasa a ser el más significativo, tanto por las perdidas materiales, como por el impacto que ha hecho al principal estuario de agua dulce de esa región y a su biodiversidad.

El principal estuario de agua dulce de Latinoamérica, el Lago de Maracaibo del estado Zulia, tiene en sus profundidades miles de kilómetros de tuberías corroídas que filtran cientos de micro derrames al día, contribuyendo a imposibilitar la capacidad auto regeneradora del lago y atentando mortalmente a la ecología asociada a los bosques de costa de la región.


Fuentes, conectadas a PDVSA, han revelado información sobre el derrame de la tubería de petróleo en Jusepín, Estado Monagas, advirtiendo a los medios de comunicación que los técnicos especializados de la estatal petrolera, no se encontraban en sus puestos cuando se produjo el accidente, puesto que habían sido llamados a participar en los actos del 4F, con carácter de obligatoriedad.

Según los informantes, existen otros derrames importantes no advertidos por la opinión pública, uno en el mismo estado Monagas y otro en el Delta Amacuro. Según fuentes, existen otros derrames importantes no advertidos por la opinión pública, uno en el mismo estado Monagas y otro en el Delta Amacuro.

Se presume negligencia en el manejo de la situación que, conocídos otros casos del deterioro consumado del país y no anunciados a la opinión pública, la realidad se oculta y se maneja en el restringido ámbito del aparato divulgativo del gobierno venezolano. Pronto se develará la realidad de este asombroso capítulo, pronto.