domingo, 18 de diciembre de 2011

LA AGENDA OCULTA DE LA TIRANÍA

EL EMBARAZO PRECOZ EN VENEZUELA

Los venezolanos vivimos enfrentados a la agenda política de un gobierno preñado de promesas. El régimen no puede cumplir sus objetivos, por más que estos sean planificados. Y es que, este gobierno sombrío, a cada solución le crea un problema.

El universo psicosocial de la adolescente venezolana de bajos recursos, se ve estimulado por incentivos que, lejos de resguardarles mediante campañas educativas, promueve el embarazo precoz con subsidios, estimulando a las adolescentes a convertirse en reproductoras púberes, en objeto de sus fines de permanencia política y no en sujetos de derecho.

En Venezuela no hay programas ni planificación que vigilen u orienten la formación de la juventud en este sentido. Por el contrario el embarazo precoz, se constituye en una forma de respuesta, para que las adolescentes sean tomadas en cuenta. El gobierno se aprovecha de esta realidad y se enchufa hábilmente con apetitos electoreros, muy oportunos a sus fines de perpetuidad autocrática.

Ante el fracaso de efectivos programas de educación dirigidos al estimulo de valores, la supervivencia y calidad de vida de las jóvenes venezolanas se ve ante un humillante planteamiento de dominación, un tratamiento inadecuado inventado como respuesta por el ejecutivo nacional. El gobierno no se maneja desde el sentido común, por el contrario, improvisa desde las tripas y la creación de ilusiones.

Vivir en Venezuela es una paradoja en la que se premian y estimulan las conductas equivocadas. La acción de gobierno se ha centrado en la repartición de beneficios, subsidios y prebendas, en la degradada visión de la pobreza. La construcción de una masa de pobres dependientes, es su mayor triunfo. “Con hambre y sin empleo, por Chávez me resteo”.

Venezuela tiene el peor desempeño de toda America en materia de lucha contra el embarazo adolescente. Pero siempre habrá una Misión como respuesta a la ineficiencia, siempre se improvisará una réplica en la inagotable agenda comunicacional perpetua de los domingos donde… “yo siempre ando inventando”.