sábado, 29 de octubre de 2011

CUANDO EL RÍO SUENA... !japi jaloguin!


“Todo aquel que profane mi tumba
tendrá años de sufrimiento y
sus seguidores morirán en lotes”.
............-Autor desconocido. Manipulación mediática-

Cerrar las vías a la comunicación empresarial es práctica diaria en la Venezuela contemporánea. Es ostensible como el gobierno adelanta situaciones para la instauración de la hegemonía comunicacional a partir de enero próximo. En Venezuela, ejercer la libertad de expresión es objeto de condena y su práctica criminalizada.

El control social en Venezuela es experiencia innegable por parte organismos fiscalizadores del gobierno, 54 emisoras radiales cerradas así lo revelan. La autocensura raya en síndrome de Estocolmo. Amordazar la verdad es la pretensión velada del gobierno. La lucha encarnizada está en el horizonte. Avisados.


Los “milagros revolucionarios
No hemos percibido progreso económico nacional a lo largo de los casi 13 años del gobierno, aunque en honor a la verdad las bondades de la “revolución” han sido evidentes en los desvergonzados afectos cercanos al señor Chávez.

Ellos, son conocidos como “boliburguesia” y no pueden ocultar como a fuerza de guisos de corrupción y complacencia entre camaradas, se reparte el excedente de la renta petrolera no contemplada en el presupuesto nacional. Para ellos, querer es poder desmedido.

Pero el milagro publicitado, con parafernalia novelera, es el compartido por el “Cristo de La Grita” y el “Dr. José Gregorio Hernández” en la no muy comprobada recuperación del primer mandatario. Esta mejoría celestial ha creado escepticismo dado el evidente deterioro del señor Chávez. Mas aún luego de las declaraciones del doctor Salvador Navarrete quien, a mediados del mes de Octubre, declaró al semanario mexicano Milenio que el mandatario padece de un sarcoma pélvico, un cáncer que según él tiene una expectativa de vida de dos años.

Ay Tribilin, quién te metió en este berenjenal. Después de tanto jurungueteo a los muertos de la patria, palero y babalao, no vale Babalú Ayé ni agüita de babandí. ¡Tas frito!

El río suena y ante la situación quimérica, queremos ver el final de la historia. Todo indica que “la pelona” pasea por Miraflores y para desmentirlo al gobierno se le hizo tarde. Trece años en un solo capitulo de terror que no deja huellas memorables, solo espejismos, promesas incumplidas y destrucción de un país estancado en torno a la figura deforme e hinchada del intérprete de una mala película que está por concluir. El zumbido de la guadaña se mezcla con los rumores de palacio. La noticia es gorda y necrofilica.

Quienes crean que lo han visto todo cierren los ojos, pero sospecho que se pierden un final épico. El desenlace promete.
¡Señores, buenas noches!
REFERENTES:
http://doriangarcia.blogspot.com/2011/06/los-limites-del-poder-cuando-el-rio.html