domingo, 15 de mayo de 2011

EL CASO VENEZUELA en “The Good Wife”

ASUNTOS EXTERIORES


La visión periférica de los norteamericanos es muy limitada, tanto que nadie sabía sobre la existencia de Osama bin Landen hasta el 11 de Septiembre, a pesar de que había organizado el atentado previo de las torres bajo la administración Clinton, los bombazos de las embajadas en África y el atentando contra la fragata Cole en el puerto de Yemén.

"The Good Wife" tiene un excelente target; es un programa que ve el público norteamericano en todos sus estratos, desde lo más serio a los más frívolos, que ahora asumen una visión más clara del peligro que Chávez encarna.


El megavideo dura 43 min. y puede verse en el link:
http://www.megavideo.com/?v=H51PAVFF


The good wife” ahonda más allá de la noticia local, e incluso el caso personal de su protagonista la de la esposa que arropa a su marido cogido in fraganti en un caso de corrupción.

El caso que nos ocupa, se titula “Asuntos exteriores”. Es el litigio entre Latin Star, una compañía petrolera venezolana, y Plataco Stillman, una compañía petrolera estadounidense.

El episodio, absorbe un formato periodístico de no ficción, pues se pasea por momentos comunes en la Venezuela del siglo XXI y donde no solo hechos reconocibles son parte de la trama, sino la inclusión en ella del propio presidente venezolano como personaje.

Entre los últimos parlamentos el personaje que representa a Chávez, en The Good Wife, dirigiéndose al presidente de Plataco Stillman exclama: “Primero vencí a George W. Bush y ahora le venzo a usted, míster Danger”. Lamentamos que Fox no haya encontrado un buen doble de Chávez. Aún cuando el personaje llena los espacios con su intensidad, su voz no se escucha como acostumbra en la realidad. El autentico, Chávez, es más histriónico, casi caricaturesco.

La palabra “dictador” se repite en diversas ocasiones en alusión a Hugo Chávez. En ello se intuye no sólo la línea editorial de la serie o de la cadena que la produce, sino la posición de los Estados Unidos sobre el “Caso Venezuela”.

Algo será eterno, los tiempos cambian, la justicia es convulsiva; los diablos también.
SobreThe good wife
La historia, inspirada en parte en el escándalo Spitzer, protagonizado por el gobernador demócrata del Estado de Nueva York, pillado en un affaire con una prostituta y por lo cual es obligado a renunciar, no sólo por el escándalo sexual, sino también porque es acusado de corrupción.

Es la clásica comparecencia ante las cámaras del político caído en desgracia al que acompaña su sufrida esposa en actitud de respaldo y abnegación.