miércoles, 18 de mayo de 2011

LOS 564 DÍAS DE LUCHA POR LA LIBERTAD

¡BASTA DE ANARQUÍA!
¡BASTA DE DEMÉNCIA!


El “majunche”, nuevo tejido lingüístico que ha implantado el aparato de propaganda, se ha encargado de magnificar la relación pasional, un discurso moral que encadena al vulgo a sus propios prejuicios, los mantiene vivos y maneja con un discurso básico, primitivo y que apela a la emoción como enganche.

Hugo Chávez manipula a la masa de los menos dotados de capacidad analítica, pero no por ello menos impresionables para servir a sus efectos continuistas de un liderazgo que arruina al país y compromete el futuro de generaciones.

El desafío, a la distancia de un mundo que lleva doce años en el siglo XXI, es ser responsables de parir la alternativa libertaria ante el oscurantismo, hacer del texto constitucional la salida y el ejemplo, la razón y la mejor de las armas para despertar la ilusión de imaginar un modelo de país posible. La Constitución es la gran premisa social que encierra la libertad como condición sine qua non y derecho fundamental.


¡Así, así, así es que se gobierna!
La retórica mundana y la particular ortografía que le ha hecho ganar adeptos al epónimo de Barinas, necesita de individuos poco ilustrados para los cuales ha creado misiones seudo educativas en las cuales para acreditar méritos, la intención y gritar “uh-ah” es suficiente. Es historia conocida, luego de recorrer trece años de mala educación y perdida de valores.

La caterva de dinosaurios del siglo XIX que gobierna al país, son verdaderos enemigos de la democracia y utilizan sus curules para vaciarla de contenidos y acabar con ella. Tratan de llevar a cabo su dialéctica atrasada y mediatizante confundiendo a los más vulnerables, a ritmo de Black Berry. El país lo padece; pobre patria.

La independencia del poder judicial es una vitrina, donde el ejercicio del derecho ciudadano es anulado. En Venezuela no hay separación de poderes. El sistema de justicia en Venezuela, está sometido al poder ejecutivo que exhibe francamente Hugo Chávez. Los casos de la juez Ma. Lourdes Afiuni y los comisarios son emblemáticos.


FALTAN 564 DÍAS
Y SOMOS MAYORÍA


VENEZUELA
un pueblo que vive de promesas
un país que muere de desilusión