miércoles, 19 de enero de 2011

OFICIALISMO Vs OPOSICIÓN...¿DIALOGO?

Demagogia de bolsillo

Con discurso moderado y aparente disposición de renunciar en mayo a los poderes especiales que le han sido otorgados. al margen de sus competencias, se aprecia un ajuste de táctica por parte del gobernante, pero no un giro en sus planes. Chávez hace sus ajustes dependiendo del cuadro de sus objetivos. ¿Era necesaria la “Habilitante”?

El señor Chávez impulsa al dialogo entre los diputados que conforman la Asamblea Nacional. Nos preguntamos con qué artilugio puede vendernos su denodada intención honorable, y manejar por tan largo tiempo poderes especiales y hacerlo apegado a las normas constitucionales. La fachada es poco admisible, la mirada internacional lo acosa en su desnudez.
Chávez se reinventa como el "estratega" que conocemos. Seguimos con mucha reserva esta súbita invitación a deliberar y devolver la ley habilitante para su adecuación. Con qué nos sorprenderá.

Mas allá del bien y del mal

La práctica democrática en Venezuela está cada vez más cercada. Esta experiencia ciudadana se ve limitada y se comporta más como una dictadura que no tolera la libre expresión de ideas contrarias al régimen que, desde hace doce años de desparpajo e irrespeto, avasalla la opinión de propios y extraños.

La democracia protagónica y participativa ha entrado en cuidados intensivos una vez que los procesos de decisión han sido constantemente burlados en su justo reconocimiento. Como ejemplos emblemáticos podemos citar el Referendo 2D 2007 y recientemente el juicio a los diputados electos Biagio Pilieri y Jose Sánchez “Mazuco”. Muestras de estas nulidades a la voluntad popular abundan.


Cuánto durará este particular llamado a concertación; la respuesta no se hará esperar, eso lo veremos rápidamente. Algunos gozaran de “inmunidad parlamentaria” otros gozaran de “impunidad” en la malentendida concepción de poder. La ley habilitante está en veremos. Esto no se hará esperar, amanecerá y veremos... ¿veremos?