lunes, 27 de diciembre de 2010

La Cláusula Democrática; realidad o quimera


La firma de la cláusula democrática en dos eventos internacionales, UNASUR y Cumbre Iberoamericana, responde a una propuesta de Ecuador y es consecuencia directa del poco clarificado intento de desestabilizar al gobierno de Rafael Correa y del hecho acaecido en Honduras contra Manuel Zelaya.

Esto nos motiva a preguntarnos sobre su aplicación ante los consabidos desafueros y transgresiones a la Constitución acometidas por Hugo Chávez y la totalidad de instituciones secuestradas para servir a sus propósitos.

¿Para qué sirve la firma de una cláusula democrática en el ámbito internacional o latinoamericano en ocasión de la ruptura del orden democrático de uno de sus Miembros?

Los venezolanos nos obligamos emplazar a UNASUR a que aplique la resolución firmada en ocasión de la adopción de una "cláusula de compromiso con la promoción, defensa y protección del Estado de Derecho, del Orden Democrático, de la Soberanía de los Pueblos, de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales", donde se contempla el desconocimiento internacional para los regimenes de fuerza, que pretendan desconocer la voluntad popular del pueblo soberano.

La legitimidad de desempeño de Hugo Chávez está notoriamente en entredicho. Mas aún cuando Chávez da evidencias del carácter totalitario de su gobierno y de la abierta intervención en otros predios. Pero los gobiernos no lo interpretan de la forma que, a la mitad de los venezolanos, nos gustaría.

Esta inacción ocurre en primera instancia por el hecho de que a la mayoría los países miembros de estos Foros a los que Venezuela asiste, esperan ser favorecidos con dadivas que este acostumbra repartir como anzuelo, en función de la consolidación de su proyecto personalista en un ámbito continental.

ANTECEDENTES:

http://doriangarcia.blogspot.com/2010/12/suspicacias-la-xx-cumbre-iberoamericana.html