domingo, 26 de diciembre de 2010

HABLA EL CARDENAL UROSA SAVINO

- Al Pueblo católico de Venezuela -
El Cardenal advierte que el país
está avanzando hacia una dictadura


El nuevo paquete de leyes que aprobó la Asamblea Nacional configura, a juicio del cardenal, Jorge Urosa Savino, una situación inédita. "Es algo que debe llamar a la reflexión y yo lo digo en este sentido a los funcionarios del Gobierno, porque están provocando una situación intolerable y de irrespeto a los derechos y a la voluntad popular".

Urosa llama a rectificar por la paz social. "Tanto la Ley habilitante como la reforma al reglamento de interior y de debates de la Asamblea Nacional van en la línea de anular al poder legislativo y de concentrar toda la capacidad legislativa en la persona del Presidente de la República. Y eso ciertamente no es democrático, porque anula y desconoce la voluntad popular expresada el 26 de septiembre, y atenta contra la paz del país".

El cardenal teme que la habilitante acabe con la figura de los diputados tal como hoy se conoce: "Las personas electas allí tanto del Gobierno como de la oposición pues simplemente serán anulados por esa ley y por los cambios en el reglamento de interior y de debate".

Agrega que la reforma a las leyes de Telecomunicaciones y Resorte va en una línea de limitar las garantías constitucionales, como por ejemplo el derecho a la información y la libertad de expresión. "El control de Internet y la regulación de las televisoras son puntos que también van en una línea de restricción".

Con respeto a la nueva Ley de Universidades, el cardenal cree que "busca imponer un pensamiento único, lo que va en contra de una garantía fundamental como la libertad de pensamiento".

Urosa ya se había manifestado el 24 de diciembre en una entrevista en Globovisión contra del paquete de leyes que aprobó este mes la Asamblea Nacional. "Estamos avanzando hacia una dictadura, no hay la menor duda", dijo en vísperas de Navidad. "El llamado que yo hago a quienes dirigen los destinos de la nación, es que tengan en cuenta la responsabilidad grandísima que tendrán ante la Historia y ante Dios, si quieren imponer una dictadura totalitaria que ciertamente sería algo terrible para Venezuela".

Frente a esa percepción de la realidad política, el Cardenal rechazó que se utilice la violencia, "porque no es el camino y es totalmente dañina para el pueblo que la practica" y planteó una resistencia pacífica, que no quiere decir pasiva. "No me corresponde a mi decir cómo debe articularse esa resistencia pacífica porque no soy un agente político".

JOSEPH POLISZUK EL UNIVERSAL
Domingo 26 de diciembre de 2010