jueves, 8 de julio de 2010

"CHAVEZ es de una ignorancia delirante"

LA HISTORIA EXTRAVIADA

La edificación de la épica revolucionaria, es herramienta clave para la construcción del socialismo del siglo XXI. El gobierno reescribe una versión de la historia, borroneando lo conocido y armando una prosopopeya histórica que falsea, maquilla y le hace cómplice de su objetivo real, para instalarla como una versión auténtica, confiscando la memoria colectiva; decomisando el pasado y perturbando el presente.

El gobierno, preocupado por darle un puesto en la historia a Manuela Sáenz en el lecho de la eternidad, ha traído una cajita de tierra del cementerio de Palta-Ecuador, aderezado probablemente por invocaciones oscuras, le ha investido como “Generala de Brigada”. Todo sea para nuestra salud como pueblo y tranquilidad de la patria. Los venezolanos dormiremos felices; Manuelita está en el Altar de la Patria y se le rindió honores en un soberbio acto.

A Manuela Sáenz no se le llevó al Panteón por haber salvado a El Libertador de ser asesinado en la intentona de septiembre; Hugo Chávez desdeñó tal acto y eligió como motivo llevarla como “la amante de Bolívar”. Así que allí no está la aguerrida mujer representada, está una cajita de fango que hace las veces de los restos de la querida de Bolívar. De lo heroico a lo ridículo.
.
¡Que grande nuestro presidente! Cuanta brillantez y profundidad tiene su discurso, cuan trascendentales sus acciones de delicada factura, hasta llegar a proveer a "Manuelita" de un lecho funerario al lado de su glorioso amante.

La historia nunca estará completa, siempre será la victima de la especulación y deformación de lo sublime o lo real. La memoria histórica está comprometida ante el manoseo de la verdad a criterio del gobernante de turno. Como ejemplo nada mejor que la actual parodia nacional, arrogante y cobarde visión de un país que se resiste a la destrucción impuesta por un gobierno vagabundo y desvergonzado.

La manipulación de la historia en Venezuela transcurre desde Guzmán Blanco hasta el presente. Nuestra Historia Patria, hoy en peligro mortal, pierde el sentido de la identidad nacional para convertirla en utensilio y amalgama de poder político.

La transformación de una iglesia para convertirla en el “Panteón Nacional”, lugar de reposo de los padres de la historia republicana y la independencia del país, da origen a la consolidación del hecho en una verdad, tangible en apariencia.

Lo militar no es lo principal en la historia y hacerse dueño de la verdad es concluir que el gobierno la profana y la convierte en libreto de sus pretensiones. En los últimos once años, como nunca antes en Venezuela, la historia se ha convertido en el capricho del gobernante del siglo XXI con enclave del siglo XIX, quien detenta el poder nacional, desvirtúa y maneja la memoria transformándola en una suerte de chisme epopéyico de ribetes callejeros.


En su propia jerga, podríamos definirlo, como a la comida de PUDREVAL, "GOBIERNO NO CONFORME”. A este también podemos verificarlo por la estela que deja a su paso. Al gobierno se le pasó la fecha y está vencido, es un delíto de lesa humanidad... "por el aroma, yo lo sé".

VEN a mí que tengo flores... ¡hip!
Parecía una de las campañas que hace la secta "pare de sufrir", que engañosamente entrega trozos de la Cruz de Cristo o retazos del Manto Sagrado. La ignorancia y la mediocridad necesitan circo y el experto arañero lo provee como espectáculo. El gobierno de Hugo Chávez es experto en "trapos rojos".

Nunca hubiésemos pensado tomar la imagen de “la libertadora” o hacer de ello un acto circense. o abuso crítico de sus eventos pasionales, descarríos febriles que han llegado a dividir, incluso, a sus adláteres.


MANUELA; LA AMANTE INMORTAL
Por qué debía ser una graciosa historia la de Manuela. Por qué, si era tan portentoso su ímpetu de vigorosa mujer, envidia de las bogotanas, auxiliada por los llamativos escotes que permitían asomar sus voluptuosidades, esas que descocaron al alfeñique que subyugó durante doce noches completas cuando este visitó Quito.

Así era Manuela, mitad amazona, mitad ramera y de total desprecio por los prejuicios sociales, como consignó uno de sus biógrafos. Pero siempre inteligente y astuta definiendo su por qué en la historia y el quién era quién en el siglo XIX suramericano.

¿Qué vaina es esta?
Qué dirían Bolívar o Manuelita si se les consultara de esta bufonada. La llegada al Panteón Nacional de una cajita con mugre ecuatoriana es una acción distractíva, planificada por los laboratorios de estrategias de la infamia socialista del siglo XXI, para aplacar la inocultable putrefacción de más de 150 mil toneladas de comida, en negocios, aún no discutidos, entre apátridas venezolanos y agentes cubanos a los que se les ha brindado el dominio del ejercito venezolano y el total dominio de los puertos.

Hay un absorto en su grandeza que deberá despertar de su ensimismamiento. El país ha sabido llevar con paciencia haberse colocado en riesgo definitivo; la historia en desarrollo ha debido reseñar, con bochorno, la vergonzante verborrea de quien sumido en ignorancia y prepotencia, asume un fingido papel de valiente. Papel de macho para insultar a distancia y tremendamente cobarde para hacerlo de frente. Este gobierno no lee al país, lo ignora y engaña. Este gobierno es risible y está podrido.

Señor Chávez... "¡sea varón!"