sábado, 6 de septiembre de 2014

Ilegitimidad y Herejía;

El cadáver exquisito "revolucionario"
El Padrenuestro fue la única oración
que Jesús enseñó a los Apóstoles,
para que todos rezáramos.
 
Cambiarla, variarla, implica lo que al final
de la Biblia, en el libro del Apocalipsis
 dice muy claramente:
 
Yo advierto a todo el que escuche las palabras proféticas de este libro: Si alguno añade algo sobre esto, Dios echará sobre él las plagas que se describen en este libro.  Y si alguno quita algo a las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte en el árbol de la Vida y en la Ciudad Santa, que se describen en este libro.” 
Apocalipsis 22, 18 - 19 
(tomado de la Biblia de Jerusalén)