martes, 26 de junio de 2012

Ni vivo, ni mal enterrado


El destino y sus sorpresas
Que si sí, que si no, que si la rodilla o la cadera o no se que cosa. El año pasado el presidente Chávez declaró estar enfermo y aun cuando  físicamente se notaban cambios evidentes, hasta ahora no se conoce de confirmación clínica alguna de su presunto padecimiento lo cual ha dado origen a especulaciones respecto a un escenario no definido.

Apareció entonces la lástima de algunos y la inevitable jocosidad de otros escépticos que no reconocen como cierto lo anunciado.

Aunque vivo políticamente, Chávez ha recurrido a la compasión como arma mediática para sostenerse en los más de trece años de gobierno continuado. La pretensión de eternizarse en el poder es abiertamente expresada por Hugo Chávez, quien ha modificado la Constitución de Venezuela para sus fines hegemónicos, y considerándose dueño de la institucionalidad del país la transgrede e ignora reiteradamente, con obvias intensiones de perpetuarse.

Para ello se hizo de una inconstitucional “ley habilitante” por dieciocho meses, cuando se vio amenazado por la conformación de una nueva Asamblea Nacional que podría detener las decisiones que eran consideradas ordenes a la vieja Asamblea que dejaría de ser mayoría.

La Habilitante fue decretada con la excusa de “Enfrentar el drama de la tragedia producida por las lluvias y sus efectos colaterales” y esta lo mantuvo como ejecutor de 34 leyes de las cuales solo cinco atendían la situación de los damnificados, sus viviendas y zonas desvastadas.


Hasta ahora los venezolanos apreciamos que la estrategia política, en su reiterada pretensión de manejar desde Miraflores, está enmarcada en el ventajismo económico y el contacto mediático. Mas al Hugo Chávez de hoy no se le ve acompañado de pueblo multitudinario ni cercano, enfermo o no.


Algo es seguro, el tipo tiene un ardid que nadie sospecha, y aún cuando sus contactos con “el pueblo” son cada vez parecen más lejanos, el tufo de la trampa está intacto. Pienso que hay algo que no sabemos y nos puede sorprender. Sabemos que es capaz de cualquier cosa y puede sorprendernos ¡Mosca pues!


Desde hace casi catorce años, presencias fantasmagóricas se pasean por Miraflores. Estamos a casi cien días de exorcizarlas. Hay un camino.

2 comentarios:

ALEXIS MARRERO dijo...

Creo que uno de los crímenes mas crueles que puede usar un hombre es el engaño, la falsedad. Si este individuo uso la bondad de nuestro pueblo para que lo compadecieran, par mantenerse en el poder es un gran criminal

LAPUPASMIAMI dijo...

TNo estaba muerto, estaba de parranda. La burla es inaudita amigo. Saludos,
Elsa M. Rodríguez