lunes, 9 de enero de 2012

Chávez, Almadinejad y la locura nuclear

"Nos toca frenar
la locura imperial"

............Hugo Chávez y Mahmud Ahmadinejad

Los presidentes de Irán y Venezuela, confirman el fortalecimiento de sus relaciones para enfrentar al enemigo común, el imperio norteamericano.

Mentira y sarcasmo están presentes en cada encuentro de estos representantes del autoritarismo, hasta el punto de bromear sobre la posibilidad de desatar un conflicto nuclear que acabaría con la vida en la tierra, lo cual dice mucho sobre la estabilidad mental de quienes tienen en sus manos la suerte de millones de personas.


El presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, realiza una gira de cinco días por Venezuela, Nicaragua, Cuba y Ecuador.

Este lunes 9 de enero, pudo conocerse que, Irán anunció abiertamente su la continuación de su programa atómico, sobre la práctica de enriquecimiento de uranio a un 20% en la planta subterránea de Fordo, instalación donde el material puede ser mejorado para su uso potencial en una bomba nuclear.



Harina de otro costal
La obsesión antiestadounidense de Chávez, La tesis del odio se ha convertido en la agenda principal de su política exterior.

La alianza, del señor Chávez, con los representantes de países conocidos como "el eje del mal", es motivo de vergüenza para el pueblo venezolano.

Según el ministro Jorge Arreaza, los venezolanos, tenemos mucho que agradecer a nuestros aliados estratégicos. Entre otras linduras las plantas existentes para el procesamiento del maíz, la harina para la elaboración de arepa, son de tecnología iraní.

Podemos suponer entonces sobre el origen de tantos “inventos” que conjeturábamos fruto de la brillante testa presidencial, tienen merito compartido. Vemos plasmado el ámbito de su magnificencia a la medida, su ampulosa pasión de grandeza socialista, al regalarnos los magníficos cultivos organopónicos que embellecen nuestras principales avenidas, los gallineros verticales, las rutas de la arepa y la empanada y tantas bellesuras que adornan y engalanan las modernas redes viales, infraestructuras medico asistenciales y educativas que, a lo largo de estos inagotables catorce años, el nieto de Maisanta y Mamá Rosa nos ha regalado. Cosa maj grande.



La bendita revolución
La tesis que sustenta la alianza con los países aliados al señor Chávez, que no de Venezuela, viene a partir de descubrimientos de los cuales fue participe en sus visitas a sus aliados, quienes seguramente fueron los inventores del agua tibia y la harina de otro costal.

Quisiéramos entender el contexto real de propiedad al cual corresponde el término “locura imperial”. Será frase acuñada en casa acaso, igual que el memorable y sórdido “por ahora”. Que cada quien agarre su loco.