viernes, 11 de febrero de 2011

CAYÓ MUBARAK ¿Habrá un efecto DOMINÓ?

“Cuando veas las bardas de tu vecino arder,
pon las tuyas en remojo”

Los ojos del mundo entero están puestos sobre Egipto. En 5.000 años de historia Egipto no ha conocido un régimen democrático. La frustración de muchos egipcios ante la decisión del dictador Hosni Mubarak de permanecer en el poder se convirtió hoy en una marea humana de cientos de miles de personas que tomó las calles de las principales ciudades para exigir su dimisión de manera pacifica. Egipto ha triunfado parcialmente, esperamos que Alá (Allah) guíe su destino. Es un día histórico.

El pueblo reclamó el cambio y todo el equipamiento bélico ultramoderno con que el ejército estaba dotado el ejército egipcio, no sirvió para apoyar el talante autoritario del dictador. Mubarak dimitió tras dieciocho días.

En Venezuela la cosa no se ve muy diferente. Miraflores quiere asfixiar a los sindicatos, a los universitarios y a los empresarios. Paralelamente, la acción gubernamental da ordenes para que el verdadero parlamentarismo de calle sacuda a la Asamblea Nacional; los ebrios de poder y hegemonía, recurren a la violencia como recurso. Verdadero Parlamentarismo callejero.


Todos somos objetivos del gobierno. La economía venezolana es un carro desvencijado. Las empresas nacionalizadas están en proceso de desaparición y las expropiaciones no cesan.

La situación política y económica de Venezuela no es menos preocupante. Venezuela está en franco retroceso y Hugo Chávez solo se preocupa por asegurarse en el poder, que sabe perderá, en la elección presidencial del 2012.

Chávez decidió no dar marcha atrás a las facultades extraordinarias que le otorga la Ley Habilitante y gobernará por decreto hasta mediados del 2012. Pero ha instruido, a quienes le respaldan en la Asamblea Nacional, el ejercicio mediático de distraer al país agrediendo a los representantes de la MUD y montar shows de descalificación y agravio y con asuntos no estratégicos que le permitan aturdir a la masa que les sigue.

El venezolano es golpeado día a día por la inflación y el dinero del tesoro venezolano producto de la renta petrolera es repartido en dadivas que aseguran el favor de países vampiro. Pero hay un panorama previsible: Chávez perderá popularidad y conexión mes a mes. La relación incomprensible con Irán terminará por hacer mella en su relación internacional, arrastrando con él al país. Chávez es su peor propaganda y nuestro mayor peligro interno y externo.

Mientras tanto, hemos comenzado a ver respuestas en la Asamblea. La MUD comienza a acometer correctivos y es previsible que lo que consideraban algunos como su guarida, pronto sea el pedestal a la hidalguía del país. Ya el diputado Marquina dio una muestra de pundonor. ¡Que no nos tomen por tontos!


LOS VENEZOLANOS
VAMOS A TRIUNFAR
EL 2012 SE ACERCA