domingo, 19 de diciembre de 2010

VENEZUELA; la democracia constreñida

Nada los absolverá

Venezuela es hoy un pueblo privado de todos sus derechos. Esto, no es una revolución, es un golpe de Estado.

El socialismo es la historia de la barbarie. Pero esta no es una historia atribuible al socialismo; esta es una historia de necios, de delincuentes, de depredadoras e insaciables hienas, de individuos plenos de ambición y deterioro moral.

El paquetazo de leyes autoritarias que, aprobadas por consenso automático, se apuran en la Asamblea Nacional procuran facilitar la ejecución de poderes dictatoriales y el control total de la sociedad. La Asamblea Nacional tendrá entonces una función nula y accesoria decorativa como poder autónomo.

Descubiertos en sus objetivos, deberán arrepentirse a tiempo –aún siendo ya tarde- y hacer méritos quienes, en poco tiempo, pasarán a ser juzgados en su condición de traidores, lamebotas, de ciegos y sordos a la voluntad democrática que hoy prefieren soslayar y que bizarramente eligen significarse ante la historia como parte del carnaval del caudillismo militarista-autocrático-golpista, conformándose en caterva de aplaudidoras focas y apartándose de la moralidad y la integridad nacional, que les juzgara inevitablemente.

La soberanía popular reside en el pueblo y el pueblo la defenderá. No les quepa duda. Fascistas, prepárense. Queda poco, muy poco tiempo. Nada los absolverá.