viernes, 12 de noviembre de 2010

El rastro oloroso. La revolución del siglo XXI

EL PACTO DE FAUSTO
Como en el mito del poder goebeliano, en Venezuela, la formula de imposición de lo irracional y de lo oscuro se ha concretado. Opera una extraña forma maniquea de libertad de expresión. El Fausto criollo nos califica de escuálidos, pitiyanquis y tumores, entre otras linduras. A otros osa denominarlos “gringos de mierda”. Luisa, la cazadora, ni se da por enterada, la libertad de expresión es una figura condicionada. Es imposible su respeto.

Los apócrifos representantes del pueblo que se autonombran asambleistas, miran para otro lado como en una empresa cáustica. Intentan hacernos ignorar su fracaso y sumisión al inquisidor, anunciando el éxito de su empresa y tratando de conectarnos con una victoria adelantada e ideologizante de una seudo revolución, que huele a fracaso.

Hay quien le pide sacrificios al pueblo y vive como un rey, pero les paga a los trabajadores públicos de forma fraccionada porque no hay dinero, y eso es verdad, no hay dinero para los simples mortales seudo ciudadanos de este pobre país que exporta maletines y cuida a su presidente con presupuestos de seguridad y cosmética que superan, centuplicadamente, los gastos para construir viviendas para quienes superviven la desgracia de la planificación de un Estado ineficiente y corrupto.

En las garras de Fausto
Miguel Ángel Hernández Souquett, de 49 años nunca imaginó que su animadversión a la revolución le costaría un juicio oral y -no sabemos si- público que enfrentará a partir del primero de diciembre por la presunta comisión del delito de "Ofensa a los Jefes de Gobierno". Hernandez Souquett, solo manejaba los mismos códigos de comunicación que desde las "cadenas" le hicieran escuchar expresiones como "victoria de mierda", entre otras nimiedades del equilibrio, respeto y tolerancia.


Hernández Souquett, acudió a la Serie del Caribe en la isla de Margarita en febrero al estadio Nueva Esparta de Guatamare, vistiendo una franela con la imagen de Homero Simpson que añadía el mensaje “La Revolución es una Mierda” y exhibía una declaración abiertamente como opinión personal que rezaba "HUGO ME CAGO EN TU REVOLUCIÓN", enfrenta la querella ante el Juzgado de Primera Instancia en funciones de Juicio Nº 2, a cargo de la juez Emilia Valle Ortiz, y deberá comparecer la fecha mencionada a las 9:00 de la mañana.

El destino los alcanza
La crisis generada en el Metro de Caracas es solo un detalle. El derecho a la protesta se criminaliza como política de Estado ignorando, selectivamente, prerrogativas constitucionales al ciudadano. La detención de 33 pasajeros por parte de la Policía Nacional Bolivariana es solo uno de los hechos que diariamente se tratan de acallar.

La protesta se genera dadas las condiciones insoportables.
Las escaleras no sirven, no hay aire acondicionado en los vagones, pero cuando tú haces una acción como ésta dicen que es un hecho político y pretenden imputar a estas personas como cometiendo un secuestro al tren. Esto, va de mal en peor”.
.
Fausto se verá atrapado, perdido, sin tener donde refugiar su olorosa valentía museística. Reculará, nuevamente, para pedir auxilio a la iglesia. Su pacto es con el infierno. Miraflores huele a excreta.¡Puro azufre!