martes, 6 de agosto de 2013

Carta abierta de un cubano a Venezuela


6 de Agosto el 2013

DESPIERTEN VENEZOLANOS                     
En la presentación de un premio al escritor puertorriqueño Eduardo Lalo, el pseudopresidente Venezolano Nicolás Maduro volvió a cometer otra de sus ya innumerables “imbecilidades”.    No me refiero al hecho de que confundió las banderas de Puerto Rico y Cuba. En fin, estas son muy parecidas y para el pobre Nicolás, que tiene un número de cociente de inteligencia menor que su edad, y sin ayuda del “pajarito” Chávez, es un error perdonable.   

Lo que si debe alarmar al pueblo Venezolano son las palabras de elogio hacia el pueblo Cubano.    “Desde mediados de la década de los cincuenta el pueblo Cubano recobro su independencia” grito Maduro.    Continúo alabando a esta ciudadanía por mantener esta “independencia” por más de 54 años a pesar del “bloqueo heroico”.    Sin darse cuenta puso a Batista como creador del comienzo de esta independencia y llamo al bloqueo “heroico”.  

¡Despierten Venezolanos!    Esta independencia de mi País natal, que él desea para Uds., viene acompañada de una total falta de libertad, con cárcel y/o muerte a los opositores. Una extrema pobreza para la mayor parte del pueblo que no sea parte de los privilegiados Castristas.   

Nosotros sufrimos de idiotez ciudadana y un despertar de muchos que pudieron demostrar resentimientos, envidias y bajezas que mantenían escondidas.    Los pocos que lucharon sufrieron cárcel, muertes o exilio.   

En el presente Castro ha logrado crear un nuevo pueblo con sentimientos de dependencia, con educación ideológica y con poco conocimiento de lo que define a una verdadera democracia.    Los pocos que luchan están siendo controlados por la maquinaria represiva y el exilio se ha convertido en una inmigración que mantiene con las remesas a la tiranía.    Para nosotros la lucha será lenta pero inexorable.    Uds. pueden evitar nuestra triste historia.   

Es hora que Capriles y sus allegados asuman el rol que les asigno la mayoría de los votantes en las últimas elecciones. El pensar que utilizando métodos “democráticos”, se pudiera lograr un cambio es solo una ilusión. Solo con una lucha en la calle, con un pueblo en marchas masivas y una alianza con los militares decentes que queden habrá esperanzas. No digan que una ayuda militar es un “golpe”. ¡Falso! Los militares juran la constitución y esta garantiza la permanencia de un sistema democrático.    Una lucha sin apoyo militar será baldía.    Un dialogo con ladrones, asesinos y tiranos será fútil.   

En sus manos esta su futuro, el tiempo está en su contra.

Fernando J Milanés MD