miércoles, 25 de agosto de 2010

VENEZUELA VOTA; vivir o morir por decisión


Los actores están en la calle
“Hugo Chávez” vs “La Unidad Democrática”

Con la prohibición de publicar información grafica en los medios impresos, que sugiere el silencio de la verdad, y el más bajo índice de popularidad del bando oficialista y su vocero Hugo Chávez, comienza la campaña a la elección de la Asamblea Nacional.

La nueva Asamblea Nacional será indudablemente plural, mas, aun no sabemos si reflejará la verdadera decisión del pueblo. Los venezolanos sospechamos que, desde la llegada del señor Chávez a la magistratura, el ventajismo oficialista se ha hecho manifiesto en el control hegemónico de las instituciones, secuestrándolas hasta infringirle al acto democrático del Voto los momentos más deplorables que se recuerden en la historia de la democracia nacional.

La crisis es innegable y el derecho de las minorías es una de las victimas al ser impuesto un sistema electoral por circuitos que asigna una nueva conformación que modifica la estructura geográfica natural de sufragio.

Hay quien cree estar salvo frente a un sobrevenido que proclama de si mismo “yo soy el puebbblo… el estado soy yo” ostentando poder absoluto. Les llegará su hora cuando su sueño de esperanza y ceguera del abuso que todos sufrimos, se transforme en pesadilla.

La fiesta tiene dos vertientes una de idealismo y sumisión con su “Operación Demolición” que no resiste un estudio semiológico, considerando que la "demolición" comenzó hace más de once años. Otra con oferta de esperanza y desarrollo con su “Despertar”. Es una dura prueba para la democracia, para la libertad y el futuro de la nación de los venezolanos; rescatar los derechos humanos, la justicia social y la ignorada letra de la Constitución.

Derrotar la corrupción, la barbarie y el crimen que alguien tradujo como "sensación de inseguridad", todo en la decisión de uno y de todos quienes tenemos la oportunidad de expresarnos en un país dividido y sometido a la voluntad hegemónica de un transgresor.

Sabemos de la intención de quienes manejan las secuestradas leyes que deberían protegernos y las interpretan a su albedrío, pero la respuesta está en nuestra inquebrantable disposición a cambiar el panorama, nuestro horizonte se vislumbrará si el Voto es respetado y las barreras oportunistas no apabullen nuestro derecho ciudadano. Tú tienes la palabra, el 26 de Septiembre escoge entre democracia o comunismo. ¡Tú decides!

"Demolición" que descaro anunciar la continuación de un plan de destrucción social.El Voto desentrañará las incógnitas.